El fenómeno de las start-up libraries

Hace unos días, en una conferencia   impartida por Kerwin Pilgrim, de la BrooKlyn Public Library, tuve la oportunidad de tomar conocimiento del importante papel que desempeñan las bibliotecas de Estados Unidos en la promoción de la iniciativa empresarial. Se trata de una actividad totalmente atípica en las bibliotecas de España y, me atrevería a decir, en Europa; y sin embargo, tal y como Pilgrim expuso, y posteriormente  constaté revisando la literatura que existe sobre este tema, estos centros son aliados naturales de emprendedores y pequeños empresarios. Esta entrada pretende abundar un poco más en el fenómeno de las entrepreneurial libraries con la esperanza de que se puedan extraer algunas lecciones aplicables a los centros españoles.

La biblioteca pública como agente económico

El apoyo a emprendedores y PYMEs desde las  bibliotecas públicas es algo novedoso en Europa, pero no en Estados Unidos, donde cuenta con cierta tradición. Al menos desde los años 90, se han venido poniendo en marcha desde las bibliotecas de no pocas ciudades norteamericanas diferentes iniciativas destinadas a impulsar al pequeño negocio bajo la premisa de que no sólo deben ser centros de promoción de la cultura, sino también de la economía local.

Detrás de esta evolución, se encuentra el deseo de los gobiernos municipales de acompañar la transición hacia la economía emprendedora acercando el conocimiento, un factor cada vez más decisivo en la actividad productiva, a los pequeños empresarios.

Entre las razones que dan los autores que han escrito sobre el fenómeno de las Entrepreneurial Libraries para justificar la creación de programas específicos dirigidos a la comunidad de empresarios y emprendedores las más frecuentes son las siguientes:

–          Cualquier biblioteca es un agente económico activo: contratan servicios, adquieren bienes y general empleo. El que la actividad clásica de préstamo de libros sea gratuita o casi gratuita no significa que no genere valor económico.

–          Los empresarios contribuyen al sostenimiento del gasto público destinado a las bibliotecas a través de sus impuestos y los de sus trabajadores, por lo que apoyar a las empresas es una inversión que tiene retornos para la propia biblioteca.

–          Las empresas de reducida dimensión tienen un fuerte efecto dinamizador en la economía local a través de la creación de puestos de trabajo.

–          Las empresas locales disponen de activos que pueden ser canalizados por las bibliotecas en beneficio de la comunidad.

–          Las empresas pueden ser más competitivas y tener más posibilidades de sobrevivir si sus propietarios y trabajadores tienen acceso a conocimientos e informaciones estratégicos.

Este último es quizá el principal elemento que hace del apoyo a los emprendedores una extensión natural de la actividad de las bibliotecas. Tal y como ha puesto de manifiesto la asociación norteamericana de bibliotecas municipales, el fomento de la pequeña empresa desde la bibliotecas tiene sentido por los siguientes motivos:

–          reducen las barreras de entrada y los costes asociados al análisis de viabilidad;

–          mejoran la eficiencia de las empresas ofreciendo acceso a una serie de servicios gratuitos;

–          mejoran la eficiencia de las actividades de promoción empresarial gracias al aprovechamiento de las instalaciones de la biblioteca y a su capacidad para llegar al público.

Siguiendo el esquema expuesto por K. Pilgrim de Brooklyn Public Libray[3], lo que pueden proporcionar estas infraestructuras al colectivo emprendedor es:

a)      Emplazamiento; un lugar en el que el emprendedor o empresario pueda trabajar en  su proyecto empresarial. Requisitos:

– Mobiliario adecuado

– Rápida conexión a Internet

– Máquinas de café

b)      Conocimiento; ningún emprendedor es experto en todos los campos que implica el arranque de una empresa y la biblioteca es un lugar ideal en el que podría encontrar la información que precisa. El conocimiento puede venir de las siguientes fuentes:

– Libros y revistas

– Bases de datos

– Conferencias y actuaciones formativas

c)      Ambiente adecuado; en contra de la imagen del emprendedor que saca adelante su empresa en solitario desde un garaje, la mayoría de las startups prosperan en ambientes en los que hay otros emprendedores, de forma que pueden aprender los unos de los otros y motivarse mutuamente.

Apoyo a emprendedores y pequeños empresarios

Tras una revisión de la literatura académica y profesional norteamericana sobre el apoyo que ofrecen las bibliotecas a los emprendedores y PYMEs, se pueden identificar las siguientes actuaciones:

a)      Puesta a disposición de emprendedores y empresarios de salas para reuniones, talleres y otras actividades particulares

b)      Organización de eventos de interés para la comunidad empresarial como conferencias y sesiones de formación

c)      Creación de secciones especializadas y fácilmente accesibles en la página web de la biblioteca con recursos de interés para las empresas

d)     Creación de un catálogo de libros especializados (marketing, contabilidad, fiscalidad, recursos humanos, etc.) consultando previamente a los usuarios

e)      Suscripción a publicaciones periódicas de interés para los emprendedores consultando previamente a los usuarios

f)       Creación de un servicio de consulta online de bases de datos estratégicas

g)      Colaboración con las agencias de promoción empresarial  a fin de integrar sus servicios y recursos en los de la biblioteca

h)      Fomentar el networking entre los emprendedores y empresarios locales mediante la celebración de reuniones y asambleas

i)        Creación de espacios de trabajo para emprendedores y empresarios equipados con mobiliario adecuado y wifi

Algunos de los consejos prácticos más repetidos para crear en una biblioteca una nueva línea de trabajo de fomento de la actividad empresarial son:

–          Buscar puentes de colaboración con el tejido empresarial existente, ya sea con sus asociaciones o con empresas individuales

–          Aprovechar y canalizar los recursos, servicios y actividades de otras entidades mediante la creación de repertorios

–          Comunicar activamente el nuevo rol de la biblioteca tanto in situ como online

–          No basar el apoyo a la comunidad empresarial únicamente en  la cesión de espacios

Uno de los principales especialistas en la materia recuerda  que los principales factores de éxito en la puesta en marcha de una entrepreneurial library son[4]:

–          El personal está motivado y comprometido con el nuevo papel de promotor de la iniciativa empresarial

–          La dirección respalda sin reservas esta línea de trabajo, destinado los  humanos y materiales necesarios

–          El personal está dispuesto a salir de la biblioteca para entrar en contacto con la realidad empresarial, ya sea reuniéndose con emprendedores, asistiendo a seminarios, conferencias, etc.

–          El personal cuenta con formación específica para estar capacitado para identificar las necesidades de las empresas y proporcionar los servicios que demandan los emprendedores y empresarios

Algunas experiencias reales

Brooklyn Public Library (BPL)

Se trata de una red de xxx bibliotecas públicas que cubre una de  las áreas de más actividad emprendedora de Estados Unidos: el distrito neoyorquino de Brooklyn, donde hay censados cerca de 40.000 empresas  -el 95% de menos de 20 empleados-.

Desde la última década del siglo pasado, BPL ha buscado posicionarse como un agente de promoción económica a través de la creación de programas de fomento del empleo y de apoyo a pequeños empresarios y emprendedores. Los servicios y recursos que BPL dirige a estos colectivos son básicamente:

–          Préstamos de manuales prácticos y libros especializados

–          Adquisición de publicaciones  periódicas de interés para los emprendedores y empresarios

–          Consulta de bases de datos de empresas y estudios de mercado

–          Organización de talleres de formación

–          Celebración de un concurso de planes del negocio

Respecto a este último punto, se trata de la competición anual Power-Up: una iniciativa patrocinada por Citibank que ofrece a los emprendedores locales una serie de píldoras formativas sobre marketing, financiación y otros aspectos críticos del plan de negocio. Al final del periodo formativo, un jurado evalúa el trabajo realizado por los participantes y seleccionan a varios finalistas. Cada uno de éstos expone su modelo de negocio y los tres más interesantes reciben entre 15.000 y 5.000 dólares además de asistencia técnica por parte de profesionales de Citi por valor de otros 5.000 dólares.

En los próximos meses, BPL acometerá otras dos actuaciones en beneficio de los emprendedores:

–          Habilitación de un espacio de co-working en varios centros

–          Creación de un FabLab mediante la instalación de impresoras 3d para los emprendedores y empresarios

District of Columbia Public Libray (DCPL)

Las autoridades locales estimaron a principios de los 2000 que en la ciudad de Washington la cobertura que proporcionaba la red de centros de fomento empresarial del gobierno federal era insuficiente. Por este motivo, se suscribió un acuerdo de colaboración con la Small Business Administration -equivalente a la DGPYME- para la integración de una oficina de información empresarial en las instalaciones de la biblioteca central de la capital.

En virtud del acuerdo alcanzado, la Small Business Administration proporcionó recursos materiales y financieros a la  DCPL para la creación de la nueva oficina, y ofreció a su plantilla formación especializada  y asistencia técnica.

Los nuevos recursos con los que cuentan los emprendedores y empresarios son:

–          Guías para la creación de empresas

–          Publicaciones especializadas

–          Herramientas online

–          Cursos presenciales de formación

–          Ordenadores de consulta

Kirstein Business Library (KBL)

La ciudad de Boston cuenta con una biblioteca dedicada al fomento del empleo, la promoción del emprendimiento y el apoyo a inversores. KBL fue inaugurado en  1930 gracias a la donación realizada por un magnate local, siendo uno de los primeros centros especializados de Estados Unidos.

Los programas que desde KBL se ofrecen son:

–          Talleres, seminarios y clases sobre creación de negocios y cultura empresarial

–          Acceso gratuito a internet para emprendedores

–          Directorios de empresas estadounidenses e internacionales

–          Información de interés sobre fiscalidad empresarial

–          Bases de datos sobre sectores concretos

–          Manuales y guías para la creación de empresas

–          Un centenar de publicaciones periódicas sobre negocios

Un ejemplo de programa concreto es SCORE Business Mentors: todos los viernes voluntarios de una asociación de antiguos empresarios y directivos acude a KBL para asesorar gratuitamente a los emprendedores que previamente lo han solicitado. La biblioteca difunde la oferta de servicios de la asociación, gestiona las citas y proporciona el espacio para que las reuniones se desarrollen.


Referencias 

Bradley Collins (2012). How public libraries are a boon to small business. American Libraries Magazine. Consultado en: http://americanlibrariesmagazine.org/features/08132012/how-public-libraries-are-boon-small-business

Hamilton, C. (2008). Public libraries and community economic development: partnering for success. Rural research report, nº10. Illinois Institute for Rural Affairs. Consultado en: http://www.iira.org/pubs/publications/IIRA_RRR_688.pdf

Hamilton, C. (2012). Creating an entrepreneur-friendly library. Growing local economies, Littleton.

Saphiro. P. (2013). Coworking at the public library. PCworld. Consultada en: http://www.pcworld.com/article/241574/coworking_at_the_public_library.html

Pilgrim, K. (2013). The entrepreneurial library. Conferencia en el Vivero de Empresas de Vicálvaro celebrada el 21 de marzo.

Urban Library Council (2002). Making cities stronger: public library contributions to local economic development. ULC, Evanston. Consultado en: http://www.urban.org/publications/1001075.html

Walzar, N. y Stott, K (1998). Enhancing economic development through libraries. Illinois Institute for Rural Affairs, Macomb. Consultado en: http://www.iira.org/pubs/publications/IIRA_Reports_18.pdf

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

3 Responses to El fenómeno de las start-up libraries

  1. Pingback: La biblioteca pública como elemento de reactivación económica | Bibliotecas 2029

  2. Pingback: La biblioteca pública como elemento de reactivación económica | Bibliotecas 2029 « Valor de Cambio

  3. Pingback: El «salvavidas» económico-social se llama biblioteca | JuliánMarquina...

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s